Por Antonio Marqueríe Tamayo, CEO & Founder ARQEM ARQUITECTOS, Catedrático extraordinario y director de la Cátedra Internacional de Gastronomía Mediterránea de la UCAM, Profesor Titular de la asignatura «Concepto y formato en Gastronomía» de la UCAM

Escribir sobre Paco Fuentes. gerente propietario de la Hostería Palacete Rural de la Seda, es recordar acontecimientos que han sucedido en mi vida y que han tenido lugar en los establecimientos que él regenta o ha regentado.

Empezando por «Estudio», casa solariega en la huerta de Murcia, donde tenía su estudio de pintura y que en los años 70 se convirtió en un sitio de moda donde acudir por la noche a tomar una copa, y ¡en aquella época eran los zumos!

Y siguiendo por el Palacete Rural de la Seda, donde celebré mis cuarenta cumpleaños.

También dirige la restauración del Casino de Orihuela, recientemente restaurado, donde acudía, de joven, al baile que llamaban «de las damas y los damos».
La otra gran afición de Paco es la gastronomía, de la que es y ha sido un gran mecenas de cocineros. De todos ellos es de los que ha aprendido Ana, su hija, que desde pequeña se ha criado entre fogones y que después de cursar dos carreras, es hoy la chef co-propietaria del establecimiento.

El Palacete de la Seda se encuentra en la pedanía de Santa Cruz (Murcia), a pocos kilómetros de Orihuela (Alicante). Es un edificio originario de finales del siglo XVIII. Pertenecía a una familia que administró un gran cultivo de vid, seguramente los huertos que hoy circundan el edificio fueron en su día viñedos. Sin embargo, la epidemia de filoxera de 1902 obligó a sus propietarios a cambiar el destino de los cultivos, pasando de la vid a la morera y finalmente, a la producción de seda.
En la actualidad, aparte de la restauración, es sede de la Fundación Fuentes Vicente que alberga obras de Salzillo , Elisa Séiquer , entre otros, y dedica salas a los artista murcianos José María Alarcón, Jose María Párraga o Antonio Mir.

Como se puede comprobar no es sólo un restaurante al uso, es un lugar que evoca la historia, señorial, como uno se encuentra cuando se sienta en una de las salas «El Salón», de decoración isabelina, admirando la araña (lámpara) central procedente del antiguo «Teatro Circo» de Murcia o en las salas dedicadas a los eventos, “Sala Luis XV» o «Salón Azul», la sala «Jose María Alarcón» y la sala «Antonio Campillo».

Ana se declara amante de la gran cocina francesa que expresa en uno de los platos de su reciente carta estrenada, el escalope de foie acompañado con un «coulis» (jugo concentrado) de pera y reducción de vino dulce de Jumilla. Aunque guiños a esta cocina, sus elaboraciones creativas están fuertemente arraigadas en el producto local como el «Calamar Nacional en 2 Servicios», «Calamar a la LLama» y «Risotto de Arroz de Calasparra en su tinta»; » el «Denton Negro con Olivas negras, Acelgas y mojo (salsa picante) de Foie» y las «Costillas de Cordero Segureño (raza murciana) confitado con Financier (pastel de fruto seco molido) de Pistacho y crema de Piñones». En los postres «After Eight», inspirado en el famoso bombón, de Chocolate y Menta, y «Chocolate, Cacahuetes y más chocolate».

El espacio de la bodega, con vinos seleccionados por Paco Fuentes, quien obtuvo el prestigioso premio «El Decantador de Oro», que también ostentan las bodegas de los mejores restaurantes españoles como «El Celler de Can Roca», «Atrio», «El Bohio», etc. merece una especial visita.

Antes de comer, tomar el aperitivo en una de sus terrazas, rodeado de obras de arte y dentro de poco tiempo, entre aromas de azahar es algo inigualable.
En resumen, solo empezar a pensar en ir a comer o cenar en El Palacete de la Seda es comenzar un viaje iniciático hacia una maravillosa experiencia.

Deja una Respuesta