Reconozco que adoro a mi ex suegra. Fernanda es una señora de espíritu y conversación joven. Su forma de vestir es joven. Toda ella es joven. Toda ella es moderna. Siempre ha vivido en casas decoradas modernamente por su hija, interiorista, mi ex mujer y madre de mi hijo. Tuvo una tienda de complementos de señora en el Centro Comercial muy pijo en la Moraleja de Madrid. Por su tienda pasaban todas las famosas que viven en esa urbanización. Y con todas ellas tenía conversación. De alguna manera, ella y su tienda también eran famosas. Vivía entre Madrid y Oviedo, donde nació. Pero de pronto tomó una decisión y se fue a vivir, junto a su hijo, que ya vivía, a la playa del Albir, en el municipio de Alfas del Pi (Alicante). Su exquisito gusto no podía elegir otro lugar más que este.

Yo mismo me he quedado impresionado de lo bien cuidada que está la urbanización de esta parte del municipio de Alfas del Pi, del alto nivel económico de sus habitantes, de mayoría extranjera, y del nivel de calidad de los establecimientos de hostelería, entre ellos, el que pretende tener Frax Fusión, de reciente apertura.

Frax Fusión puede parecer una pequeña cafetería ubicada en los bajos del edificio de la Fundación Cultural Frax, fundación privada de carácter cultural que tiene por objeto el fomento de la Cultura, las Artes y las Ciencias en todas sus manifestaciones, y en particular, en aquéllas que contribuyen a la promoción del turismo como factor de impulso y mejora de la economía y cultura de la Comunidad Valenciana. Sin duda, un lujo que completa la oferta cultural de ese municipio.

Sin embargo, este local es algo más que una pequeña cafetería. Su propietario, Oliver Schulidoff, de nacionalidad alemana, imagen moderna, también propietario de una óptica, y con un dominio perfecto del idioma español, ha querido dotar a este establecimiento con el valor añadido de una cocina que define como de “inspiración”.  En palabras suyas: «Nos inspiramos en cocinas de medio mundo: Asia, Perú, Indonesia, Chile…, adaptando sus ingredientes para obtener una cocina mediterránea, con un toque especial y diferente».

Para ello, cuenta con el asesoramiento y presencia continua del chef Albert Iniesta al que le une una buena amistad.

Albert realizó su formación en el restaurante-escuela Horno de Candida, en Almuñécar (Granada), regentado entonces por el chef Jesús Montes Salguero. La completó con chefs reconocidos por la guía Michelin como Javi Cabrera, del restaurante Arrayan de Madrid, o los Hermanos Roca, entre otros. Es Máster en Ciencia y Cocina por la Universidad de Granada y Máster en Ciencia Cocina y Creatividad por la Universidad de Málaga. Ha trabajado como chef ejecutivo en el hotel Ocean de Tarifa (Cádiz), chef asador en el restaurante La Vinoteca de Sierra Nevada (Granada) y chef asador en el restaurante Es Teatre de Ses Salines (Mallorca).

Albert ha diseñado una carta sencilla, algo que es de valorar, con elaboraciones de moderna presentación, donde figura, en cada plato, la reseña de intolerancias. Figuran muchas elaboraciones al vacío y baja temperatura, de esta manera, los alimentos no pierden el colágeno.

También disponen de un menú diario a un precio de 13,90 € que no incluye bebida.

La terraza es ideal para comer frente al mar.

A mi suegra ya la conocen en el restaurante.

Frax Fusión es un restaurante a tener en cuenta, a partir de ahora, en El Albir.

Antonio Marqueríe Tamayo

Deja una Respuesta