A diferencia de otras poblaciones de la costa alicantina, Altea ha sabido conservar su casco antiguo y es consciente del gran atractivo turístico que tiene: estrechas calles empedradas y en cuesta, edificios de un blanco inmaculado y de una arquitectura sencilla de líneas, panorámicas al mar, cada una digna de foto.

En ese tinglado de calles se alternan las viviendas, las tiendas y los restaurantes en una perfecta simbiosis. Todo él rebosa paz, aunque en su interior existe una gran actividad.

En una de las casas de este casco antiguo, Andrei Noble Arvat, de nacionalidad rumana, y Kevyn Noble, de nacionalidad británica, han establecido su Bistró Shabby Chic, juego de palabras que significan, por separado:

Bistró (del francés bistrot o bistro) es un pequeño establecimiento popular de Francia, donde se sirven bebidas alcohólicas, café, quesos y otras bebidas. Podían ser también pequeños restaurantes de comidas a precios económicos.

Shabby (del inglés) se refiere a algo con aspecto antiguo porque se ha utilizado durante mucho tiempo sin mantenerlo o haberlo cuidado.

Chic (del francés) significa elegante, distinguido, que sigue la moda. Es elegancia acompañada de buen gusto y gracia.

Si se juntan las tres se podrán empezar a hacer idea de lo que es este restaurante, eso sí, muy cuidado tras la renovación. El local ha sido decorado con mucho gusto: con mobiliario retro y dividido en pequeños ambientes según las estancias de la casa.

La formación del cocinero se traduce aquí a una carta con indudable influencia de la cocina clásica francesa, tanto en su ejecución como en su enunciado, aunque modernas presentaciones. Está dividida en tapas, guiño a la cocina española, entrantes, pescados, carnes, un apartado de risotto y pasta y, finalmente, postres:

  • Ceviche de tomates con salsa de cítricos (una ensalada muy fresca, elaborada con tomates rojos, amarillos, secos, fresas, anchoas y huevas de lumpo);
  • Carpaccio de salmón con salsa beurre blanc y patata gratinada, servido con una salsa de mantequilla y un gratin dauphinois, de patata y zanahoria;
  • Lenguado a la meunière (con salsa de mantequilla y limón), acompañado de una brunoise de frutas (cortadas en pequeños dados);
  • Magret de pato, pera al vino tinto;
  • Arroz salvaje, salsa de jengibre;
  • Cordero a baja temperatura con puré de guisantes a la menta;
  • Un refrescante postre de crema mascarpone, frutos rojos y coulis de fruta de la pasión y mango.

Bistró Shabby Chic tiene todos los ingredientes: cocina, personalidades, internacionalidades, amabilidad, ambiente, decoración y situación para que su estancia constituya una experiencia muy agradable.

Les animo a visitar el local y prolongar esta experiencia todo lo que puedan. Bistró Shabby Chic está pensado para esto. Les aseguro que se marcharán con un gran sabor de boca.

Antonio Marqueríe Tamayo. Crítico gastronómico

Carrer Salamanca, 7, 03590 Altea
https://www.facebook.com/shabbychicaltea/

Deja una Respuesta